¿Te gustaría saber (realmente) por qué no vamos a cobrar las pensiones?

Send to Kindle
portada-estado-bienestar

Nuevo libro de Fernando Sánchez Salinero

Las sociedades acostumbran a mirar para otro lado ante los temas que pueden resultar incómodos, no queriendo ver las cifras que ponen negro sobre blanco la realidad, cuando ésta contradice lo que nos gustaría que ocurriera.

Pero….

  • ¿Es sensato no saber la situación real de las pensiones, o cuánto nos cuesta la sanidad y cuánto tiempo podemos mantener esta situación?
  • O ¿Por qué se produce la corrupción y de nada sirve cambiar políticos porque todos acaban igual?

Estamos un momento en que como nos confundamos en la decisión podremos ver cómo nuestra vida cambia completamente.

Tan polarizada está la sociedad que es difícil escribir un libro o emitir una opinión sin casarse con ningún bando, al final te sientes siempre en tierra de nadie. Con el libro hemos tratado de analizar estas cuestiones sin partir de defender posturas partidistas que todo lo acaban adaptando a sus intereses electorales y que impiden el análisis correcto de la situación real. Es decir, cuando alguien quiere captar el apoyo o los votos, por ejemplo, de los pensionistas, la tentación de decir que hay que subir las pensiones puede ser muy alta, aunque luego no sepas cómo se pagarán. Lo mismo ocurre con las ayudas al desempleo o el enfoque actual de la sanidad.

El llamado “Estado del Bienestar”, es decir, la regulación por parte del estado de las materias de asistencia social: pensiones, desempleo, sanidad y educación… algo esencial en una sociedad justa y equitativa, se ha hecho siguiendo criterios electorales, y propiciando el despilfarro, que ha facilitado también la corrupción. Nos hemos acostumbrado a que nos pongan cada vez más impuestos, justificados en la necesidad genérica de contribuir a pagar esos servicios, pero nadie nos cuenta cuánto cuestan realmente y si se está haciendo un buen uso o más bien un despilfarro de cantidades ingentes de dinero.

Esto ha llevado a que lleguemos a la situación actual de endeudamiento incontrolado del país, de recortes continuos y absurdos, y de pensar que todo se puede caer como un castillo de naipes.

Este libro trata de abrir los ojos de la sociedad, de que por lo menos seamos conscientes de cómo está la situación, por qué hemos llegado aquí, qué ocurrirá si no hacemos nada, y exponer soluciones para arreglarlo antes de que sea demasiado tarde.
Imaginemos por un momento que no existiera la seguridad social, ni los sistemas públicos de educación y alguien dijera: dame la mitad de todo lo que ganas, que yo me encargo de que tengas sanidad, de que estudien tus hijos, que tengas algo de dinero por si te quedas sin empleo y una pensión para cuando te jubiles. Pasa el tiempo, y como al principio las necesidades son menores (poca sanidad, nada de desempleo, somos jóvenes…), todo parece solvente, pero a medida que pasa el tiempo empezamos a observar que el encargado de gestionar todo eso se ha enriquecido inexplicablemente, tiene cuentas en Suiza y nosotros empezamos a detectar que la sanidad no es tan buena, la educación tampoco, y no sabemos si habrá dinero para cuando nos jubilemos.

¿No habría  que poner límites a su gestión, obligarle a rendir cuentas continuamente de forma totalmente transparente e impedir que se lleve el dinero o lo malgaste?

¡No podemos quejarnos de los políticos y sus acciones,

si podemos impedirlo y no lo hacemos!

La democracia se basa en un pueblo con suficiente conocimiento de lo que ocurre y con la capacidad para actuar.

Con este libro hemos tratado de mejorar ambas cosas, dar información más que suficiente, y proponer mecanismos de control y participación de los ciudadanos.

Nadie, después de leerlo, podrá decir que no entiende lo que pasa y a dónde conduce la situación actual.

(Si queréis comprar el libro, podéis hacerlo al final del post).

Aquí os dejo 3 vídeos

1. Uno divertido sobre el estado de bienestar y quién son los que lo soportan en mayor medida.

2. Otro de una entrevista en la Tv de Castilla y León en que lo analizamos con más profundidad.

3. Y otro también divertido de una entrevista en EITB con un debate con Iñaki Anasagasti y Paloma Zorrilla.

Espero que entre todos abramos un debate que a todas luces es urgente.

14.95-eurosportadas-libros-que-leches-es-el-estado-del-bienestarx2


Opciones y ofertas de compra:



 

 

Fernando Sánchez Salinero Instituto de Desarrollo Pyme

Comparte

2 pensamientos en “¿Te gustaría saber (realmente) por qué no vamos a cobrar las pensiones?

  1. Si, lo sabemos. No vamos a cobrar jubilación pero,¿Que podemos hacer?
    Los que publicais que va a pasar, hablais, a mi parecer bien, pero ¿cómo se arregla esto? lo que pasa lo vemos y lo sufrimos de sobra. Hacen falta soluciones, ¿Como se hace? Eso no lo he oido a nadie.
    Hacen falta valientes que no se vayan a otros paises a ser mano de obra barata para que junto a los que nos quedamos plantemos cara y cuando nos pidan el boto no pedirles un enchufe para nosotros o nuestros hijos.
    Tenemos mas miedo a perder lo poco que tenemos que a conseguir nuestros derechos y estamos dejando que nos quiten no solo la jubilación tambien las libertades conseguidas.

    • Hola Daniela: precisamente el libro está lleno de propuestas sobre cómo enderezar la situación, desde la realidad, es decir, aceptando que vivimos en el mundo y que otros también compiten por tener riqueza y mejorar su situación. No podemos pensar que arreglar el tema de las pensiones o de la sanidad, por ejemplo, es como escribir una carta a los reyes magos, y que con pedirlo ya está.

      Es como en una familia que ve que sus ingresos disminuyen porque tienen un negocio que cada vez da menos, tienen que hacer dos cosas:
      – Probablemente gastar menos en las partidas más prescindibles. PRIORIZAR
      – Tratar de hacer el negocio más rentable.GENERAR INGRESOS

      Lo que no cabe es que los hijos en esa casa digan: Leches, que cada vez nos dais menos dinero para salir por ahí con los amigos, o que no me gustan las deportivas marca desconocida que me habéis comprado. Antes no era así.
      En esa casa a lo mejor hay que decir a los hijos que en ratos libres deben echar una mano en el negocio familiar… algo que si no están acostumbrados puede sentarles muy mal.
      En un país, salvando muchas diferencias, es parecido.
      ¿Qué ocurre? Que se prioriza mal, se recorta de donde no hay que recortar, dejando otros gastos sin tocar, y que no se ocupan de generar ingresos como país…
      Por eso el libro está lleno de propuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *