Necesitamos una idea económica de país para atraer inversión y confianza

Send to Kindle

españa2

“No lo que hicimos ayer, sino lo que vamos a hacer en el futuro es lo que nos reúne alrededor de lo que se llama Estado”. Ortega y Gasset

Siguiendo con aquella conversación y tratando de buscar soluciones, no sólo descripciones, le pregunté cómo podíamos enfocarnos de cara al futuro. Cuestión nada fácil dado que para eso hace falta VISIÓN, es decir, tener la capacidad de organizar lo que está por pasar. ¿Qué idea de país es posible y beneficiosa? Si es que la hay…

Lo primero es comprender que una idea de país es equivalente a tener una idea de empresa o de carrera profesional, y que nos facilita mucho las cosas, porque simplifica la clasificación por parte del mercado al que concurramos. El mercado lo va a hacer de todas formas, entonces, ayudémosle a que lo haga de una manera favorable. Todo el mundo clasifica a los negocios a los que acude, a unos los describimos como baratos, a otros como caros, a unos como chapuzas, a otros como competentes. Y, asombrosamente 😉 , a todos los que vamos de forma regular, los tenemos muy claramente clasificados. Con los países pasa igual. Sigue leyendo

En cuatro días todos autónomos

Send to Kindle

manos unidad

“Es absurdo pedir a los dioses lo que cada uno es capaz de procurarse por sí mismo”. Epicuro

No sé si es el destino o me estoy proponiendo tocar palos molestos y mensajes que mucha gente no quiere oír, pero creo que éste puede ser un enfoque útil para los que se quieran adaptar al nuevo escenario empresarial que vamos a vivir. Creo que dentro de muy poco las empresas que van a ir bien, y que van a sobrevivir, son las que estén conformadas por autónomos. El concepto jefe y empleado son claramente del siglo XX y del 3º mundo, donde todavía resistirán un tiempo.

Las relaciones laborales han experimentado numerosos cambios a lo largo de la historia, desde la esclavitud, las relaciones feudales, las integraciones en gremios, los jornaleros, la contratación industrial, la pertenencia a corporaciones, cadena de montaje incluida, el cooperativismo, los freelances… y así muchas más. Pero, ¿cuál será la más adecuada para nuestro entorno en los próximos años y para la mentalidad mediterránea? Probablemente sea la de acertante de la bono loto, pero para esa no tengo recomendaciones  😉

¿Qué busca una persona al solicitar trabajo en una empresa? ¿Qué busca una empresa al ofrecer trabajo? ¿Qué puede realmente ofrecer un trabajador y una empresa el uno al otro? ¿Cuál es la mejor forma de combinar ambos intereses? No creo que la respuesta sea sencilla, pero vamos a tratar de profundizar un poco. Sigue leyendo

“Los mercados” eres tú

Send to Kindle

prima de riesgo

“¿Qué es poesía?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.

 

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía eres tú”.    Bécquer

Vivimos en un país de demagogia y pandereta, donde hablar de responsabilidad individual te convierte en anatema y reír gracias te granjea popularidad. Se buscan continuamente culpables para encontrar excusas y así no encarar la realidad, el que mejor encuentra culpables gana elecciones. Los mercados, ¿quiénes son los mercados? llevan recibiendo leña unos años. Pero es que “los mercados” eres TÚ.

¿Qué es esto de los mercados? Pongamos un ejemplo que deshaga la madeja demagógica.

Supongamos a un señor que se llame “Pepe Normal de Todo”. Trabaja, ahorra un poquito, por si acaso, y pretende jubilarse en algún momento, para que la muerte no le sorprenda viejecito y en el tajo.

¿Cómo ahorra Pepe Normal de Todo? Pues mete sus durillos en un banco y cotiza a la seguridad social, incluso, si es un avanzado, a lo mejor tiene un plan de pensiones. Espera que ese dinero se revalorice algo, pero, sobre todo, que cuando lo necesite se lo den. Sigue leyendo

Los tres cerditos y el EGO feroz

Send to Kindle

tres-cerditos

“Tiempos difíciles se acercan Harry. . . Muy pronto todos tendremos que decidir entre lo que es correcto y lo que es fácil”. HARRY POTTER Y EL CALIZ DE FUEGO

Leonardo a veces estaba taciturno y callado. Se detenía contemplando la naturaleza que rodeaba su casa, hacía una hoguera y con un palo entretenía el tiempo atizando los troncos que ardían tan silenciosamente como él.

Pero, ¿y yo qué? Había hecho muchos kilómetros para verlo. Esos días solía despacharme con un cuento, incapaz de arrancarle una conversación.

–          Fernando, en un bosque de cemento que en nada se parece a éste, en el que crecían naves industriales, coches, camiones y furgonetas de reparto, cuentan que vivían tres cerditos laboriosos que luchaban para sobrevivir en esa difícil jungla. Como puedes imaginar su vida era complicada. Intentaban una cosa y les salía mal, luego otra y volvían a encontrar el fracaso, pero no se rendían. Sigue leyendo