¿Quién dice “líder” en una PYME?

Send to Kindle

bandada

“Si gritas: «¡Adelante!» debes dejar bien claro hacia dónde hay que ir. ¿No ves que, si no lo haces, y le gritas esa palabra a un monje y a un revolucionario, ambos irán en direcciones diametralmente opuestas?” CHEJOV

El liderazgo va a ser una de esas características que van a hacer que las empresas sobrevivan o no en un futuro próximo. Sin embargo, en la cultura PYME de España es una palabra que está casi prohibida. Nadie la pronuncia, nadie opina, nadie se ocupa de mejorar el liderazgo, y, sin embargo, es una de esas herramientas baratas que multiplica los resultados de las empresas.

Pues sí, es una lástima, pero, ¿quién es el guapo que dice de sí mismo que es un líder? En nuestro país eso suena a prepotente. Pero, ¿Qué te has creído, tú? ¿Líder, dices? Como mucho eres el jefe. Pero, ¿lo de líder no son unos supermercados bastante baratos? Sigue leyendo

Que la oportunidad te pille preparado

Send to Kindle

estudiar

“Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan”. VOLTAIRE

De lo más triste que nos puede ocurrir en la vida es que la oportunidad llame a nuestra puerta, nos sorprenda sin la suficiente preparación, y pase de largo. Pero cómo conseguir estar preparado para algo que no sabemos cuándo, ni cómo va ocurrir. Nos da pereza, miedo… hacer esfuerzos sin tener la certeza de que ese sacrificio sirva para algo. Pero, ¿es sensato en estos tiempos permitirse el lujo de no estar preparado?

Vivimos en un entorno de impredicibilidad total. No sabemos cómo será nuestra situación en horizontes tan cercanos como un año. Por ejemplo, ¿Pagarán los ayuntamientos? ¿Tu empresa seguirá viva? ¿Habrá corralito bancario? ¿Grecia quebrará? Y si quiebra ¿cuánto me afectará?

La sensación para quien reflexiona sobre estos temas (hay mucha gente que se lo pasa por el arco del triunfo), es que no sabe a qué apostar. Y no le falta razón. Es como si tuviéramos ganas de correr, estuviéramos dispuestos a esforzarnos, y no supiéramos la dirección que coger. Y eso nos llena de desasosiego. Porque invertir esfuerzo, tiempo, ilusiones y dinero, en algo que a lo mejor no sirve para nada… genera una sensación de parálisis enorme. Sigue leyendo