Gastos estratégicos: Realmente, ¿Cómo quieres que sea tu futuro?

Send to Kindle

ajedrez“El futuro tiene muchos nombres: para el débil es lo inalcanzable, para el miedoso, lo desconocido. Para el valiente, la oportunidad”. VICTOR HUGO

    Un amigo me dijo que jamás había visto caras más perplejas que las que encontraba tras la frase: “cuéntame tu estrategia”. Se produce un silencio de esos que están pidiendo que alguien hable del tiempo o se pare el ascensor de la vida para bajarse. ¡Pero si está chupado, leches! Comencemos por los gastos estratégicos (más que nada porque nos habíamos comprometido).

Estoy cansado de ver a empresarios de pymes casi disculpándose por ser empresarios, por sacudirse la sospecha que gente que no ha creado nada en su vida quiere colgarle como explotador y perseguidor del lucro, para justificar con esa acusación que le vayan a freír a impuestos, en beneficio de ese que apunta con el dedo. Y de este complejo nace la distancia que algunos tienen con los términos que nos van a hacer empresarios de futuro. La ESTRATEGIA es uno de esos conceptos “pringosos” que tocamos poco. ¿A cuántos conoces que te digan “hemos diseñado una estrategia que te pasas, cómo va la tuya”? Sigue leyendo

La técnica del “trébol normal”: puedes gastar todo lo que quieras y ahorrar a la vez.

Send to Kindle

trébol“Si conocieras el tiempo tan bien como lo conozco yo -dijo el Sombrerero-, no hablarías de derrocharlo como una cosa. El tiempo es una persona. (De “Alicia en el país de las maravillas)”. LEWIS CARROL

Hay una cierta tendencia en las personas en buscar la suerte como solución a sus problemas. La lotería, las quinielas… siguen siendo la “última esperanza”. Libros sobre la suerte o sobre los secretos de atracción de la suerte, sólo con desearlo y repetirlo, se venden como churros. Quizá no sean más que churros. Pero, ¿es tan difícil saber en qué hay que gastar el dinero y el tiempo?

Os propongo que dejemos de buscar tréboles de 4 hojas, que escasean, y cojamos los miles y miles de tréboles de tres hojas, que a fuerza de buscar los de cuatro, parecen carecer de valor.

¿En qué se traduce esto a las pymes? Pues en que vamos a descubrir la técnica del trébol normal, que nos permitirá aprovechar cada día, de esos miles, que se compone nuestra vida, y cada euro, de esos que se componen nuestra escasez de recursos. Estamos todos acostumbrados a escuchar: “no tengo dinero” y “no tengo tiempo”. ¿Es tan complicado conseguirlo? Sigue leyendo