Cuando no hay pa’todos hay patadas

Send to Kindle

patada“Hice todo de acuerdo a las reglas del juego, pero me las cambiaron a la mitad del partido”. Nixon

La abundancia oculta la podredumbre. Cuando hay dinero, resultados, nadie repara en lo que está ocurriendo en la sala de máquinas. ¿El tren avanza? ¡Qué más da cómo está el motor o quién es el maquinista! El problema surge cuando se detiene el tren y hay que bajar a empujar. En ese momento se afilan los puñales y cada uno muerde por “lo suyo”.

Cuando una civilización se desmorona, lo hace no en el momento de su declive, sino en el de la abundancia (ahí es cuando hay que estar más vigilantes), porque en ese momento se sientan las bases de la miseria interior, se corrompen los ideales, se entierra la ética… En ese momento estamos tan entretenidos con la fiesta que cualquier llamada a la cordura suena a antigua o remilgada. Sigue leyendo

No necesitamos recortes, necesitamos reformas

Send to Kindle

stop-recortes“A veces es más fácil vivir en la mentira”. De la película Atrápame si puedes.

La ceguera no nos deja ver que, muchas veces, al recortar lo que estamos cortando es la red con la cogemos el pescado que necesitamos para comer. Recortar está al alcance del más tonto del pueblo, reformar con acierto, no. Lo ves en las empresas, lo ves en el país y comprendes que ése no es el camino.

Estoy, no sólo a favor, sino entusiastamente a favor del recorte del despilfarro, tanto en una empresa, una familia y un estado, que es mucho y en muchos casos muy fácilmente identificable. Pero para la situación que nos encontramos como país, y en muchos casos de las empresas, ¡no es la solución! Ya es tarde para los recortes. Los recortes se tenían que haber hecho hace mucho tiempo. Las aspirinas son para cuando tienes catarro, cuando el cuadro a evolucionado a pulmonía, necesitas penicilina.

Vamos a poner un ejemplo con un negocio como un restaurante, que tenga pocos clientes y sea deficitario. Cada día que pasa se endeuda un poco más y ha agotado la posibilidad de pedir dinero, porque ya nadie se lo da, dado que dudan que lo vaya a devolver.

Situación de muchos países y de muchas empresas. Sigue leyendo

Aprender de los fracasos, pero ¿quién ha inventado la palabra “fracaso”?

Send to Kindle

Non approving gesture“En la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada”. F.D. Roosevelt

Otra palabra que se extiende como una mancha de aceite en nuestra sociedad gracias a la crisis es el baldón del “fracaso”. Personas abocadas al desempleo con trayectorias brillantes, empresarios con éxitos a sus espaldas que liquidan sus empresas, EREs que se multiplican, parecen justificar la condena a no levantar la cabeza que parecen sufrir algunos. Pero, ¿qué es esto del fracaso? ¿Realmente existe? O es una invención de algún loco.

Y es que veo a gente como huidiza. Los antes orgullosos de sus puestos o del dinero que ganaban sus empresas, ahora evitan coincidir con conocidos para evitar mirarlos a la cara, y poner cara de “no sé cómo explicarlo”. Y mi consejo es que no se dejen invadir por ese viento frío que hiela la capacidad y la autoestima de las personas.

Muchas veces llevamos tanto tiempo en la trampa que ya no la vemos. Una de esas trampas argumentales es la de calificar la no consecución de nuestros deseos o expectativas como “fracaso”. Pero ¿quién fue la mente perturbada que inventó esa palabra para hundir a las personas? Es imposible fracasar. ¡IM-PO-SI-BLE! Sigue leyendo