Pero… ¡qué “coño” es el Estado de Bienestar!

Send to Kindle

estado de bienestar

“La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con las palabras mayores”. Abraham Lincoln

Si estás hasta la coronilla de que el concepto “estado de bienestar” sirva para justificar todo lo que hacen los políticos, y crees que debemos luchar por un Estado RACIONAL del Bienestar, este vídeo puede ayudar.  Nos crujen a impuestos usando su nombre, muchos luchan por derechos que parece garantizar, se arman debates en que todos parecen saber qué es, pero…

¿Qué leches es el estado de bienestar?

Y sobre todo, ¿cuánto da de sí?

Y, ¿Quiénes son los menos beneficiados por este sistema? :cry:

El concepto “estado de bienestar” es uno de esos términos que se han prostituido hasta límites inimaginables y que utilizan los más demagogos que conozcáis para justificar situaciones de privilegio, injustificables de cualquier otra forma, o para tener patente de corso para despilfarrar los recursos públicos.

Pues vamos al estilo “claro, clarito” de explicar las cosas a ver si avanzamos en la comprensión ;-)

Sigue leyendo

Educados para ser sumisos

Send to Kindle

Evolución del pensamiento

 

“Un hombre no puede montar tu espalda a menos que esté doblada”.   Martin Luther King

Todos nos creemos libres, con pensamiento independiente, con opinión propia y con criterio formado, y no nos damos cuenta que nada de eso es cierto.

¡¡Nos han educado para ser sumisos!!

Es como si unos burros atados a un eje tiraran de un carro y se les permitiera hablar entre ellos, quejarse, soltarse coces unos contra otros, pero para poder comer algo se le exigiera que siguieran tirando del carro, cada vez más cargado.

Eso somos nosotros, y me incluyo. :oops:

  • Nos crujen a pagar impuestos directos e indirectos,
  • nos suben continuamente la electricidad, la gasolina,
  • nos asan a multas en las carreteras (convertidas en instrumentos tramposos de recaudación),
  • degradan la sanidad,
  • vemos como se deterioran las infraestructuras con carreteras que cada día aparecen más bacheadas y dejadas de la mano de Dios,
  • piden millones y millones de préstamos en forma de deuda pública (ya llega al 100% del PIB)…

Y todo lo que hacemos, es protestar en la barra del barra, o en el sofá frente a las noticias. Sigue leyendo

Empresas y Países Ni-ni: Ni Alemania, ni Grecia.

Send to Kindle

alemania-grecia

“La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con la palabras mayores”. Abraham Lincoln

En estos últimos años ha surgido la generación NI-NI, ni estudian, ni trabajan. Viven en un mar de indefinición, con el agravante de que el tiempo pasa inexorablemente por sus vidas. Pero si observamos el contexto económico, podemos comprobar cómo a nivel país pasa algo parecido, y se va abriendo una brecha cada vez mayor entre la forma de gestionar empresas, o incluso países, y que nos va acercando a uno de los extremos. ¿Queremos ir en el pelotón de Alemania o en el de Grecia? Cerrar los ojos no vale como respuesta, hacernos trampas en el solitario, tampoco.

España, como país mediterráneo, es propenso a la demagogia. La gente confía en que las mentiras que nos cuentan,  que confirman nuestros deseos, sean ciertas. Sabemos que nos mienten, pero queremos creer que no, por si acaso…

Y una de esas mentiras es que podemos construir un país con los mismos mimbres que Grecia, y luego encontrarnos con que el resultado se parezca a Alemania. ¡Pues no! Sigue leyendo

“Los mercados” eres tú

Send to Kindle

prima de riesgo

“¿Qué es poesía?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.

 

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía eres tú”.    Bécquer

Vivimos en un país de demagogia y pandereta, donde hablar de responsabilidad individual te convierte en anatema y reír gracias te granjea popularidad. Se buscan continuamente culpables para encontrar excusas y así no encarar la realidad, el que mejor encuentra culpables gana elecciones. Los mercados, ¿quiénes son los mercados? llevan recibiendo leña unos años. Pero es que “los mercados” eres TÚ.

¿Qué es esto de los mercados? Pongamos un ejemplo que deshaga la madeja demagógica.

Supongamos a un señor que se llame “Pepe Normal de Todo”. Trabaja, ahorra un poquito, por si acaso, y pretende jubilarse en algún momento, para que la muerte no le sorprenda viejecito y en el tajo.

¿Cómo ahorra Pepe Normal de Todo? Pues mete sus durillos en un banco y cotiza a la seguridad social, incluso, si es un avanzado, a lo mejor tiene un plan de pensiones. Espera que ese dinero se revalorice algo, pero, sobre todo, que cuando lo necesite se lo den. Sigue leyendo