¿Te gustaría saber (realmente) por qué no vamos a cobrar las pensiones?

Send to Kindle
portada-estado-bienestar

Nuevo libro de Fernando Sánchez Salinero

Las sociedades acostumbran a mirar para otro lado ante los temas que pueden resultar incómodos, no queriendo ver las cifras que ponen negro sobre blanco la realidad, cuando ésta contradice lo que nos gustaría que ocurriera.

Pero….

  • ¿Es sensato no saber la situación real de las pensiones, o cuánto nos cuesta la sanidad y cuánto tiempo podemos mantener esta situación?
  • O ¿Por qué se produce la corrupción y de nada sirve cambiar políticos porque todos acaban igual?

Estamos un momento en que como nos confundamos en la decisión podremos ver cómo nuestra vida cambia completamente.

Sigue leyendo

Nunca sabremos cuánto han robado los políticos, pero sabemos seguro cuánto van a devolver: ¡NADA!

Send to Kindle

manos-arriba

Dos clases de hombre generalmente son los más exitosos en la vida política; hombres sin principios, pero de gran talento; y hombres sin talento, pero de un solo principio: el de la obediencia a sus superiores.

Wendell Phillips

 

Cada día nos topamos con un nuevo espectáculo que nos permite comprobar en qué se ha convertido nuestro país. Mires para donde mires no te encuentras más que con noticias de corrupción: Políticos que han tejido una red clientelar de, a su vez, corruptos de menos fuste, cuyo único objetivo es permanecer en el poder para continuar practicando el lucrativo arte de robar. Y, visto lo visto, ¡quien no lo haga es un imbécil!

Elige la institución que quieras, observa cómo se adjudican los contratos, cómo se hacen las selecciones de personal y quién se convierte en mantenido de por vida por obra y gracia del enchufe nuestro de cada día.

Observa la soberbia con la que se creen en el derecho a gastar despilfarrando, a robar en comisiones y negocios paralelos, a autoadjudicarse sueldos y prebendas vergonzantes, a meter en la administración a todos sus parientes.

Y mira lo que ocurre con la mínima parte de los que son cogidos por la policía a fuerza de practicar la corrupción sin ningún pudor a la luz de cualquiera que quiera mirar: Sigue leyendo

Pero… ¡qué “coño” es el Estado de Bienestar!

Send to Kindle

estado de bienestar

“La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con las palabras mayores”. Abraham Lincoln

Si estás hasta la coronilla de que el concepto “estado de bienestar” sirva para justificar todo lo que hacen los políticos, y crees que debemos luchar por un Estado RACIONAL del Bienestar, este vídeo puede ayudar.  Nos crujen a impuestos usando su nombre, muchos luchan por derechos que parece garantizar, se arman debates en que todos parecen saber qué es, pero…

¿Qué leches es el estado de bienestar?

Y sobre todo, ¿cuánto da de sí?

Y, ¿Quiénes son los menos beneficiados por este sistema? :cry:

El concepto “estado de bienestar” es uno de esos términos que se han prostituido hasta límites inimaginables y que utilizan los más demagogos que conozcáis para justificar situaciones de privilegio, injustificables de cualquier otra forma, o para tener patente de corso para despilfarrar los recursos públicos.

Pues vamos al estilo “claro, clarito” de explicar las cosas a ver si avanzamos en la comprensión ;-)

Sigue leyendo

Educados para ser sumisos

Send to Kindle

Evolución del pensamiento

 

“Un hombre no puede montar tu espalda a menos que esté doblada”.   Martin Luther King

Todos nos creemos libres, con pensamiento independiente, con opinión propia y con criterio formado, y no nos damos cuenta que nada de eso es cierto.

¡¡Nos han educado para ser sumisos!!

Es como si unos burros atados a un eje tiraran de un carro y se les permitiera hablar entre ellos, quejarse, soltarse coces unos contra otros, pero para poder comer algo se le exigiera que siguieran tirando del carro, cada vez más cargado.

Eso somos nosotros, y me incluyo. :oops:

  • Nos crujen a pagar impuestos directos e indirectos,
  • nos suben continuamente la electricidad, la gasolina,
  • nos asan a multas en las carreteras (convertidas en instrumentos tramposos de recaudación),
  • degradan la sanidad,
  • vemos como se deterioran las infraestructuras con carreteras que cada día aparecen más bacheadas y dejadas de la mano de Dios,
  • piden millones y millones de préstamos en forma de deuda pública (ya llega al 100% del PIB)…

Y todo lo que hacemos, es protestar en la barra del barra, o en el sofá frente a las noticias. Sigue leyendo

Cuando no hay pa’todos hay patadas

Send to Kindle

patada“Hice todo de acuerdo a las reglas del juego, pero me las cambiaron a la mitad del partido”. Nixon

La abundancia oculta la podredumbre. Cuando hay dinero, resultados, nadie repara en lo que está ocurriendo en la sala de máquinas. ¿El tren avanza? ¡Qué más da cómo está el motor o quién es el maquinista! El problema surge cuando se detiene el tren y hay que bajar a empujar. En ese momento se afilan los puñales y cada uno muerde por “lo suyo”.

Cuando una civilización se desmorona, lo hace no en el momento de su declive, sino en el de la abundancia (ahí es cuando hay que estar más vigilantes), porque en ese momento se sientan las bases de la miseria interior, se corrompen los ideales, se entierra la ética… En ese momento estamos tan entretenidos con la fiesta que cualquier llamada a la cordura suena a antigua o remilgada. Sigue leyendo

Antes arruinado que sencillo. La muerte de las empresas por vergüenza.

Send to Kindle

Ricos y pobres“El amor propio y la vanidad nos hacen creer que nuestros vicios son virtudes, y nuestras virtudes, vicios”. Jacinto Benavente

¡Qué años estamos viviendo! Cada vez me encuentro más con el orgullo hispánico suicidando empresas. Es muy triste que todo se te tuerza y las circunstancias te lleven a tener que cerrar a pesar de luchar a brazo partido, pero es mucho más triste, trágico, dirían algunos, arruinarte por no saber bajar el ritmo, víctimas del ¡Qué dirán!

Ya nos advertía el Lazarillo en su tercer tratado que una de las enfermedades de los españoles es el orgullo, ejemplificada en la figura del hidalgo que no tenía para comer, pero componía su figura para salir a pasear, y esparcía unas migas de pan sobre la pechera para dar la impresión de que acababa de comer. Hasta al Lazarillo le inspiraba compasión tanta ignorancia. Sigue leyendo