¿Cómo le dices a alguien a quien quieres que la cosa está jodida sin acojonarle?

Send to Kindle

tres monos“Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones”. Séneca.

El dilema al que se enfrentan muchos empresarios o líderes de proyectos es que no saben si comunicar lo grave de la situación sin que cunda el desánimo, los enemigos se regocijen, se menoscabe su imagen, o por, el contrario, disimular, y con ello agravar los problemas por falta de adoptar medidas.

Vivimos en un país de hidalgos de Lazarillo de Tormes, donde soportamos el ayuno, pero rociamos de migas de pan nuestra barba y nuestra pechera, para mostrar así que comemos,  aunque no sea cierto, pero no nos remangamos a currar por no correr el riesgo de mancillar nuestra hidalguía.

Me estoy encontrando con muchos empresarios que les preocupa más ocultar la situación que ponerle remedio. Incluso algunas veces lo hacen por precaución, para que no caiga la moral de la gente a su cargo y, cuando por fin, desbordado por los hechos, abre la puerta a la realidad, lo describe como el apocalipsis y propone medidas infundadas, descapitalizadoras de la empresa, y que terminan por quitar la poca vida que faltaba. Sigue leyendo