Nunca sabremos cuánto han robado los políticos, pero sabemos seguro cuánto van a devolver: ¡NADA!

Send to Kindle

manos-arriba

Dos clases de hombre generalmente son los más exitosos en la vida política; hombres sin principios, pero de gran talento; y hombres sin talento, pero de un solo principio: el de la obediencia a sus superiores.

Wendell Phillips

 

Cada día nos topamos con un nuevo espectáculo que nos permite comprobar en qué se ha convertido nuestro país. Mires para donde mires no te encuentras más que con noticias de corrupción: Políticos que han tejido una red clientelar de, a su vez, corruptos de menos fuste, cuyo único objetivo es permanecer en el poder para continuar practicando el lucrativo arte de robar. Y, visto lo visto, ¡quien no lo haga es un imbécil!

Elige la institución que quieras, observa cómo se adjudican los contratos, cómo se hacen las selecciones de personal y quién se convierte en mantenido de por vida por obra y gracia del enchufe nuestro de cada día.

Observa la soberbia con la que se creen en el derecho a gastar despilfarrando, a robar en comisiones y negocios paralelos, a autoadjudicarse sueldos y prebendas vergonzantes, a meter en la administración a todos sus parientes.

Y mira lo que ocurre con la mínima parte de los que son cogidos por la policía a fuerza de practicar la corrupción sin ningún pudor a la luz de cualquiera que quiera mirar:

La mayoría exculpados por causas procesales: las pruebas desaparecen, se anulan porque se obtuvieron mal, los procedimientos se declaran nulos por fallos de instrucción, se alargan hasta el infinito hasta hacerlos desaparecer de facto… y si alguno termina en condena se salda con condenas mínimas, la mayoría de las cuales ni siquiera lleva asociado el ingreso en prisión por ser menos de dos años, y las que lo sobrepasan, muchas son sorteadas vía indulto por el gobierno, o tras un breve paso por la cárcel (los poquísimos que van) obtienen regímenes abiertos de los que la ciudadanía ya no es consciente, pero los corruptos sííííí…

Sólo hay un denominador común en este vicio de robar en España:

Nunca hay que devolver lo robado.
¡Santa Rita, Rita,
lo que se roba de político no se quita!

¿Cuánto van a devolver Urdangarín, Pujol, Bárcenas, los de la Gurtel, los de UGT de Andalucía, los de los EREs, los de todos los ayuntamientos y diputaciones que vemos enriquecerse sin disimulo…?

Eso lo sabría contestar cualquier niño de España: ¡NADA!

Y es que si hay algo que nos une a todos los españoles es que nos encantan los políticos corruptos 🙂. En esto mágicamente no hay comunidades autónomas, ni hechos diferenciales, cada ciudad, cada Comunidad cultiva y enriquece a los suyos. Los votamos, los defendemos si son de “los nuestros”, apelamos a la presunción de inocencia si son del partido que votamos, y los llamamos ladrones si son del otro lado.

Ya lo sé… todo el mundo dirá que no los apoya, pero…

Eso sí, nos quejamos cantidad en la barra del bar… viendo las noticias… los debates…

La tan cacareada reforma de la constitución acabará reduciéndola a un único artículo:

Todo español podrá llamar cuantas veces quiera “hijo de puta” al político que le apetezca, pero a cambio el político podrá vivir a su costa, poniendo e inventando cada día impuestos nuevos, tasas y “te lo quito porque me sale de los cojones” cuantas quiera.

Y es que en España quien no aspire a ser político y ladrón es que es tonto de remate.

bandera-pirata

Casi seguro que no te pillarán,
y en el caso de que te pillen no te condenarán,
y si lo hacen te indultarán y si no,
estarás unos mesecitos en la cárcel,
y te irás para casa con millones de euros.

Y a mí, que un sinvergüeza vaya a la cárcel, no me arregla nada, ni al que tiene que ir al médico y le dan seis meses de espera. Me parece bien que vaya a la cárcel por ladrón y para aviso al resto de ladrones, pero se quedan con el dinero, que ninguno devuelve. Siguen viviendo en sus arrogantes mansiones, conduciendo sus impúdicos coches y contando el dinero que sustrajeron con la total convicción de que nadie se lo hará devolver. Y el resto de los ladrones y los aspirantes a ladrones lo ven y toman nota.

Cada año vemos en la tv las reacciones de la gente el día de la lotería nacional. Las personas brindan eufóricas porque les han tocado treinta, cincuenta o cien mil euros… Me pregunto cómo brindarán los corruptos cada vez que les caiga una comisión, otra prebenda del poder, otro viaje en business, otra colocación de toda su familia…
¡No debe haber cava suficiente en toda España para festejar tanto!

Y la gente se preguntará si hay que ser un genio para llegar a ser político y robar con ese nivel de impunidad… ¡Qué va! Si un elemento como Cachuli, que no parece muy listo que digamos, se pudo llevar una pila de millones (DE EUROS) de Marbella… cualquiera puede hacerlo.

Pero…

  • ¿Cuál es el cociente intelectual de Urdangarín? ¿sabrá leer?
  • ¿y el de Matas?
  • ¿y el de Bárcenas?
  • ¿y el de los comemariscos de la UGT…?

Y así uno tras otro.

Y por otro lado están los millones de ciudadanos crujidos cada día más a impuestos, a tasas hasta para respirar, con nuevas regulaciones que hacen imposible que ningún negocio sencillo florezca. Preguntad a cualquiera que tenga un pequeño negocio, os dirá que le lleva más tiempo y dinero cumplir con leyes y ordenanzas, que atender el propio negocio, que teme más a Hacienda que a la competencia.

Así murieron las civilizaciones, cuando creyeron que exprimir indefinidamente a todo el que quería generar riqueza para mantener a una minoría de corruptos gobernantes podía durar toda la vida.

Los cuerpos enfermos terminan por morir, los países también.

 Y esto no sería posible si no se hubiera creado una cultura de la sumisión y de tratar de pillar cacho gracias a “los de mi bando”.

Así el pensamiento evolucionará hacia lo irremediable:

“Primero robaban “los míos” y me hizo gracia; luego colocaron a mi hijo, y me pareció lógico y normal; después le vendí a la administración bienes y servicios al doble de su precio a cambio sólo de una comisión para mi amigo el político. Pero un día al despertar, la corrupción lo había podrido todo y no había de donde robar, ni chupar, ni tan siquiera comer. ¡Ya era tarde!…

Fernando Sánchez

Instituto de Desarrollo Pyme

Comparte

4 pensamientos en “Nunca sabremos cuánto han robado los políticos, pero sabemos seguro cuánto van a devolver: ¡NADA!

  1. La verdad es que han conseguido meternos tanto miedo con la dichosa crisis, con que la cosa va mal, con que no vamos tener derecho al paro a jubilación, con que es necesario pagar más impuestos… porque la cosa esta muy jodida. Al final lo hemos interiorizado. Estamos acojonados, nadie se mueve porque la cosa esta muy jodida. Y seguimos pagando y pagando, pero es que ya me lo han dicho: La cosa esta muy jodida. Te podrán despedir o acribillarte a impuestos hasta dejarte en la calle sin nada, ni siquiera con ganas de seguir hacia adelante, con la hipoteca ahogándote (al banco no lo puedo dejar con perdidas, él tiene que seguir ganando mucho no, muchísimo)
    Por otra parte, no parece que este tan jodida la situación para los políticos. No han tenido que pedir que se ajusten el cinturón porque la cosa va mal (nadie se ha bajado el sueldo como al resto de españolitos), incluso se han podido subir el sueldo y siguen disfrutando del mismo nivel de vida que cuando la crisis no se atisvaba.
    Pero no les ha bastado, necesitan más y al final se venden, se dejan llevar por la corrupción, porque todos lo hacen, no voy ha ser el tonto que no roba. Y nos hemos acostumbrado. Todos los días lo mismo, robo, corrupción, blanqueo, etc., y ya lo hemos visto: no pasa nada.
    Una verdadera pena, porque además son los míos; bueno eran los míos, a los que yo votaba, en los que yo creía a pesar de todo, de sus pequeños defectos. Pero ahora ya no puedo creer en ellos, lo siento pero ya no. No puedo evitar mirarlos mal.
    Ya, ya lo se. No todos son iguales e incluso hay gente muy buena y honrada que trabaja por la comunidad. Pero han quedado tapados por los “malos”. Además los buenos no aparecen prácticamente por ninguna parte. No es noticia, por lo visto no interesa y al final pensamos que todo el campo es orégano.
    Habrá que empezar a creer en nosotros y a creer que tenemos capacidad de cambio. Que la cosa esta jodida ya lo se, pero también que se puede salir si me dejan de pisar la cabeza y de robarme y me dejan seguir trabajando en lo que creo y con honestidad.

  2. esto ya lo sabemos todos, lo que necesitamos son soluciones para sacarnos de encima toda esta carroña y nadie aporta nada de nada,
    ¿no se si la solucion, esta dentro o fuera de los partidos politicos o en la propia ciudadania?….

    • Estoy de acuerdo con vosotros. La única solución a mi juicio es introducir medidas que impidan la corrupción y que son sencillísimas de implantar: transparencia absoluta vía internet de todos los gastos públicos, concursos, adjudicaciones… e ir sacando a los políticos de las decisiones que cada ciudadano debe tomar por su cuenta o la sociedad sin mediar políticos. Por ejemplo, ¿Qué necesidad hay de existan paradores nacionales en un país con miles de hoteles de todas las clases y categorías? Sin embargo eso propicia que los políticos decidan gasto en ese terreno, metan enchufados, compren a sus colegas que les dan una parte… Como eso habría que revisar muchas parcelas que han ido absorbiendo los políticos a través de hacerlas públicas, lo que facilita enormemente la corrupción. Otro ejemplo han sido las cajas de ahorro en manos de los políticos.

      Problema: ningún político que llegue al poder lo va a hacer, porque precisamente esos mecanismos les permiten apesebrar al resto de personas de su partido que le han aupado hasta allí. O somos los ciudadanos o lo llevamos claro 😉

  3. Efectivamente que vemos que es así. Así desde hace bastante tiempo, el problema. es ?que hacemos? Cómo reaccionamos No votamos?. Que hacer.
    Que cuadrilla de sinverguenzas ha arribado a la política. ?como se defienden
    Entre ellos? Tendríamos qué ponernos de acuerdo para exigirles honestidad
    y obligarles a que hagan actuar a la justicia. La verdad es que estam desolados
    Sigamos muy de cerca a esta gente y donde veamos un resquicio sigamos lo.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *