La técnica del “trébol normal”: puedes gastar todo lo que quieras y ahorrar a la vez.

Send to Kindle

trébol“Si conocieras el tiempo tan bien como lo conozco yo -dijo el Sombrerero-, no hablarías de derrocharlo como una cosa. El tiempo es una persona. (De “Alicia en el país de las maravillas)”. LEWIS CARROL

Hay una cierta tendencia en las personas en buscar la suerte como solución a sus problemas. La lotería, las quinielas… siguen siendo la “última esperanza”. Libros sobre la suerte o sobre los secretos de atracción de la suerte, sólo con desearlo y repetirlo, se venden como churros. Quizá no sean más que churros. Pero, ¿es tan difícil saber en qué hay que gastar el dinero y el tiempo?

Os propongo que dejemos de buscar tréboles de 4 hojas, que escasean, y cojamos los miles y miles de tréboles de tres hojas, que a fuerza de buscar los de cuatro, parecen carecer de valor.

¿En qué se traduce esto a las pymes? Pues en que vamos a descubrir la técnica del trébol normal, que nos permitirá aprovechar cada día, de esos miles, que se compone nuestra vida, y cada euro, de esos que se componen nuestra escasez de recursos. Estamos todos acostumbrados a escuchar: “no tengo dinero” y “no tengo tiempo”. ¿Es tan complicado conseguirlo?

Para esta técnica se necesita un equipo de alta gama tecnológica, a la altura de la muy sofisticada casa de Bill Gates: tres folios, tres chinchetas, un corcho y un boli.

¿Nos lo podemos permitir? Yo creo que sí.

Adelanto que esta técnica sólo sirve para la gente que le gustaría “realmente” tener más tiempo o más dinero. Para los demás carece de sentido. Comencemos con ahorrar dinero (para el tiempo es igual).

Paso 1: Cogemos los tres folios en la parte de arriba de cada uno ponemos a modo de título: en una “necesario”, en la siguiente hoja “estratégico” y en la tercera “innecesario”.

Paso 2: ahora ya puedes gastar todo lo que te dé la gana.

Paso 3: Pero… (en estas cosas siempre hay un “pero”, casi me atrevería a decir un “poron pon pero”) antes de gastar cualquier euro tenemos que escribir el gasto que vamos a hacer en alguna de esas 3 hojas. Tenemos que clasificar el gasto en necesario, estratégico o innecesario. Y luego lo gastamos sin dolor.

Paso 4: Podemos decir: ¡Dios mío! ¡Qué pasada de técnica, jamás pensé que algo pudiera ser tan eficaz!

 

Vamos a dar algunas pistas: Obviamente alguien puede decir que no es tan fácil clasificar las cosas en una u otra hoja y que necesita algún criterio que lo simplifique. Lo entendemos y vamos a exponerlo.

¿Qué es algo necesario? Aquello que si no lo hacemos resulta imposible desarrollar la actividad de que se trate. Pongamos algún ejemplo: Si yo tengo una panadería debo pagar la electricidad, tener un horno, probablemente un furgoneta de reparto, harina… en fin, aquellas cosas que son ABSOLUTAMENTE IMPRESCINDIBLES y SIN LAS CUALES, no habría pan o no lo podría vender.

Lo primero que nos sorprenderá es que son muy pocos los gastos ABSOLUTAMENTE imprescindibles. Y si tenemos alguna duda la resolvemos de la siguiente manera ¿si no lo tuviera podría seguir trabajando? ¡Alucinas cuando respondes a esta pregunta!

¿Cuáles son los gastos estratégicos? Son los que nos hacen las cosas o más eficientes o nos procuran UN FUTURO MEJOR, pero que no son ABSOLUTAMENTE necesarios para hoy. Vamos con los ejemplos del panadero. Gastos estratégicos pueden ser desde un ordenador, hasta hacer publicidad o buscar aliados estratégicos para comercializar o fabricar algo. Si el panadero se compra un ordenador para llevar la contabilidad y estar informado de tendencias por internet no va a cambiar el pan de mañana, pero seguramente su negocio será más fácil dentro de 1 año. Si se pone de acuerdo con alguien que vende pan y no lo fabrica de un pueblo cercano y tiene que reunirse varias veces con él, está abriendo puertas al futuro…

Un ejemplo que también aclara las cosas es estudiar inglés para un niño. ¿Es necesario? No, porque para hoy mismo no lo va a necesitar. Sus amigos no hablan en inglés, en clase no hablan inglés, la tv no habla en inglés, pero… dentro de unos años, si no sabe inglés, su vida puede ser mucho más difícil. A los niños les cuesta entender el concepto “estratégico”, los beneficios suelen estar más allá de su análisis. También, desgraciadamente, les ocurre a algunos empresarios.

¿Cuáles son los innecesarios? Estos son los más fáciles de detectar: los que no son ni necesarios, ni estratégicos. Es decir, todos los demás. La pregunta sencilla es: ¿Esto es ABSOLUTAMENTE NECESARIO o me procura un futuro mejor? Si la respuesta es No, pues es innecesario.

Y aquí ya metemos todos los demás gastos.

¡Atención, atención!

Que hay un tipo de GASTOS INNECESARIOS CAMUFLADOS, los “EXCESOS”.

Nuestro famoso panadero puede decir que necesita un ordenador para llevar la contabilidad e investigar por internet (estratégico), pero no necesita un Mac de 3.000 euros, ¿verdad? Con un ordenador sencillo de 300 € (que hay a patadas) le vale, ¿no? Puede ser estratégico reunirse con alguien para proponer una alianza estratégica, pero no necesita ir a un restaurante de copetín y pulirse 200 € en la comida degustando la última variedad de “despilfarro deconstruido”   😉 .

¿Por qué gastamos tanto en cosas innecesarias o excesos? Porque son las que más nos gustan y a las que más nos cuesta renunciar.

Todo lo que hemos contado para el dinero es igual de válido para nuestro recurso más escaso: el tiempo. Te encuentras con personas que nunca tienen tiempo, pero les ves perder el tiempo en chorradas, descuidando lo necesario y lo estratégico. A todos nos pasa. Luego no podemos quejarnos.

Es mejor ponerle remedio y cambiar nuestra mentalidad al trébol normal. No esperemos milagros que nos salven, sino pequeñas acciones que no nos hundan y ser unos auténticos magos de la normalidad y el sentido común.

En próximas entregas trataremos cómo distinguir y maximizar los gastos estratégicos, que es un tema mucho más delicado de lo que parece.

Fernando Sánchez

Instituto de Desarrollo Pyme

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *