De emprendedor a empresario: el verdadero reto

Send to Kindle

“La aventura podrá ser loca, pero el aventurero ha de ser cuerdo”. G. K. Chesterton

España es un país de burbujas, un país que alimenta creencias infinitas: “los pisos nunca bajan”, “los bancos nunca quiebran”… y desde hace algunos años se alimenta con especial empeño la burbuja de: “todo el mundo puede ser emprendedor” unida a la de: “la solución al desempleo es el emprendimiento” pero ¿Es esto verdad o estamos ante una nueva burbuja que dejará (como las otras) numerosos damnificados?

pez saltando de pecera

Asisto a numerosos eventos “pensados” para emprendedores y en ellos se suele respirar el ambiente del “tú puedes”, del “lánzate a volar que volarás”, del “si tienes una buena idea al final serás millonario y exitoso” y así podríamos ir glosando docenas de frases que de forma explícita o implícita allí se pueden oír. Frases que normalmente no invitan a la reflexión y al análisis, sino a la acción, y además a la acción temeraria, cuanto más temeraria más aplausos recibe. Como si fuera un concursos de a ver quién (a modo de Hernán Cortés) es el que antes quema sus naves, para hacer imposible el retorno.

quemar las navesUnido a eso y paradójicamente “el emprendedor” se ha criado en un ambiente donde todos los mensajes eran justo lo contrario: haz oposiciones, tú a lo seguro, colócate…

Y eso hace que las dos naturalezas del “emprendedor” se revuelvan en una batalla interior en la que sea cual sea el resultado… será culpable de hacerlo mal. Si emprende, que por qué emprende, y si no lo hace, que es un cobarde amarrategui que no merece consideración.

El reto es integrar ilusión, optimismo y sensatez. Nada fácil en ningún aspecto de la vida, y mucho menos en algo que supone apostar por un proyecto del que desconocemos casi todo.

Por si fuera poco… el “emprendedor” se encuentra frente a un camino que no conduce a ninguna parte:

¿Emprender para qué? Porque parece que eso de emprendedor es una categoría jurídico/laboral independiente. Alguno va a terminar por presentarse en una delegación de hacienda para darse de alta de emprendedor.

En este país lo que no se advierte, es que el destino de un emprendedor es convertirse en empresario. Algo que, dicho en España, y sobre todo, en muchos medios de comunicación resulta hasta sospechoso, porque resulta que si tienes éxito, es que estás defraudando, robando a tus empleados o aprovechándote de tus clientes, y si te va mal, es que no eres muy listo y lo mejor es que lo dejes.

O dignificamos la figura del empresario, o ser emprendedor no será más que un camino más hacia el despeñadero, hacia ninguna parte.

Y además, debemos empezar a reconocer al empresario normal, al que tiene un negocio y con él saca adelante a su familia, cumple parte de sus sueños, crea riqueza y empleo, sin necesidad de ser un “súper empresario mediático” que parece que es a donde empuja buena parte de la cultura del “emprendedor cool”.

Ser emprendedor es una actitud, no un destino, y deberíamos serlo todos, estemos donde estemos. No le auguro buen futuro a ningún empresario que no retenga buena dosis de emprendimiento como descripción de su actitud, pero tampoco a ningún profesional, que espere tener una carrera exitosa. Por eso apuesto por la categoría @prendedor, alguien que continuamente se prepara para afrontar nuevos retos, y luego decide si ser emprendedor o intraemprendedor en cualquier organización o empresa.

Por eso he querido compartir esta conferencia, creo que sería recomendable que la viera cualquiera que se le pase por la cabeza ser emprendedor, o su entorno, para que no caigamos en ninguno de los extremos: empujarle hacia un abismo incierto o ahogar cualquier espíritu e iniciativa de aventura empresarial. Es una de esas conversaciones que todos deberíamos tener con nosotros mismos antes de dar un paso que puede cambiarnos nuestra vida radicalmente.

De ahí que el análisis serio y profesional de cualquier proyecto sea un elemento imprescindible antes de empezar a empeñar nuestros ahorros o los de nuestra familia.

En cualquier caso… mucha suerte a todos los que lo intenten, y como digo en la conferencia… la suerte es cuando la preparación y la oportunidad coinciden.

Fernando Sánchez

Instituto de Desarrollo Pyme

Comparte

2 pensamientos en “De emprendedor a empresario: el verdadero reto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *