Contra la sensatez se vive muy bien

Send to Kindle

“A la minoría, siempre” Juan Ramón Jiménez

El otro día caí en la cuenta de que la forma al alcance de cualquiera, incluso del más mediocre, de ser “guay” es posicionarse contra lo sensato. ¿Y por qué digo esto? porque vengo observando que el postureo es sencillísimo y obtiene siempre eco y aplauso, lo practiques donde lo practiques.

keep calm and postureo on

Prueba, por ejemplo, si la conversación va de que hay que cuidar la alimentación, y más a partir de una edad, a decir cosas del tipo: “Pues a mí no me quites el chorizo ibérico…” o cosas como: “los placeres están ahí para disfrutarlos…”

Cualquier argumento en contra quedará inmediatamente silenciado y ridiculizado, si alguien se atreve a llevar la contraria parece un carca sin cintura, y usando de nuevo otro tópico de jeta (pata negra): te acusarán de que “te gusta prohibir”.

Por lo tanto, lo guay es desterrar la sensatez.

¿Hace falta mucha preparación para sostener esas posturas? Ninguna!!! Basta con posturear y tirar de slogan gastado y luego calificar de carca lo contrario.

Ni se te ocurra defender el mérito o el esfuerzo en el mundo laboral… activas el postureo del trabajo como forma de explotación por parte de los empresarios o del sistema.

Si sales de cena… cuidado con insinuar cualquier tipo de control en el gasto cuando hay bote… Los especialistas en el gorroneo colectivo saltan como hienas.

postureo

Si dices que los niños deben estudiar y que el nivel de exigencia en las escuelas debe subir… te sacarán los ojos.

Ni se te ocurra cuestionar el comportamiento de un niño en un bar o en una visita que parece haber hecho prácticas junto a la niña de poltergeist, porque te dirán de todo, sobre todo si no tienes hijos, porque en ese caso no tienes derecho a opinar, aunque le veas prender fuego a un sofá.

Ve a una reunión de “emprendedores” y suelta: a lo mejor la viabilidad de los proyectos hay que analizarla un poco… aunque sea sólo un poco… Toda la ira de los defensores de “los sueños” caerán sobre ti, como si les acabases de robar la posibilidad de ser Mark Zuckerberg.

Y del gasto del dinero público… de eso ni hablar… tiene que haber dinero para todos los colectivos que lo pidan. Porque todos tienen un punto de razón que se elevará a la razón absoluta, y se silenciaran dos cosas:

  • la responsabilidad de ese colectivo en lo que les pasa, y…
  • que el dinero no es infinito.

algunas personas actúan como si estuvieran tratando de ayudarte

Por supuesto, los sostenedores de slogans reparten dinero como si les quemara en las manos… pero nunca el suyo. El suyo es sagrado y bendecido por todos los derechos y leyes del mundo. Prueba a decir: ¿tú cuánto vas a poner para esa causa todos los meses? Y sentirás el fuego de azufre en la mirada del postureante.

“Posturear sí, pero no a mi costa”, es su lema.

Esta moda del postureo sólo tiene un problema: Al final estalla y las consecuencias las pagamos todos.

Pero qué es lo que ocurre, que hasta que no lo vivimos en carne propia no vemos las terribles consecuencias de estas decisiones ilógicas. A nadie nos gusta los recortes, pero uno, a pocos conocimientos que tenga de matemáticas se dará cuenta que no hay para para todo, y cuando realmente estamos necesitados de algo que si es verdaderamente necesario es cuando nos ponemos a maldecir y criticar este perverso reparto de recursos. Muchas veces nos negamos a ver la relación causa-efecto y buscamos culpables en el manual de postureo que la sociedad del bienqueda nos proporciona. Hay culpables muy socorridos…

Desconfío desde hace mucho tiempo de los que sólo sostienen posturas facilonas y que nunca hacen ningún pronunciamiento en las redes sociales contra la ola dominante, sea la que sea. Que se rasguen las vestiduras continuamente no vale, si lo hacen a favor  de corriente, porque esto es más de lo mismo. No es cuestión de protestar o indignarte, sino frente a qué protestas o te indignas lo que te define como posturero o no.

Y por qué escribir entonces un post como éste. La gente que me quiere me dirá: ¿Qué necesidad tienes de decir esto? Di cosas “guay” para parecer “guay”.

Porque siempre he creído en la sensatez y en los sensatos, y me llamareis iluso, pero creo que hay muchas más personas que comparten este pensamiento, pero que en muchas ocasiones se quedan callados, cansados de rebatir los tópicos una y otra vez, y para todos ellos escribo este post.

A todos los sensatos que buscan la cordura   😆

Fernando Sánchez

Instituto de Desarrollo Pyme

Comparte

4 pensamientos en “Contra la sensatez se vive muy bien

  1. Muchas graciaspor el post.
    Muy acertado, como siempre.
    No se debe gastar más de lo que hay, pero habría que replantearse en qué gasta el estado/comunidades/ayuntamientos el dinero que recaudan. Si queremos gastar en unas cosas y que no haya recortes, habrá que quitar de otras y para poder hacer ésto, las cuentas deberían estar claras y al alcance de cualquiera.
    Quizá así, podríamos decidir qué hacer con el dinero de todos.

  2. La frase que más me gusta emplear aparece en Tu articulo ¿tú cuánto vas a poner todos los meses?
    Y….no te apartes del sendero, un saludo y GRACIAS Fernando.

    SALDREMOS DE LA CRISIS A PESAR DE LOS POLÍTICOS

  3. Gracias por el artículo y por decir cosas que muchos pensamos pero no es que no nos atrevamos a decirlas, sino que muchas veces no merece la pena decirlas a quien no quiere o puede entenderlas o justificar lo contrario con las frases típicas que avalan su postura.

  4. Totalmente de acuerdo
    ¿A los posturitas antes que se les llamaba, hipócritas, medradores, lame culos, (perdón por la expresión) trepas, estómagos agradecidos?
    ¿O simplemente son Ignorantes, simplones, vagos que les cuesta pensar y razonar un poquito o personas sin principios ni dignidad?.
    Probablemente sea una mezcla de todo ello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *