Dejadnos de robar con la excusa del petróleo

Send to Kindle

Vivimos en una sociedad que parece aceptar que una minoría le imponga a la mayoría sus condiciones de vida gracias a haberle usurpado la capacidad de tomar decisiones sobre sus propios asuntos. Cada vez nos parecemos más a un niño que tuviera un balón de fútbol y, al llevarlo a la escuela, los matoncetes del patio se lo quitaran y si quería jugar con él, les tenía que entregar a cambio el dinero que llevaba para el bocadillo. Y el niño ya lo acabara viendo como normal. El balón es nuestro, nos lo han usurpado los políticos y para jugar nos crujen a impuestos u otras formas de sacarnos el dinero.

 atraco gasolina Sigue leyendo