País de pobres, fútbol de ricos

Send to Kindle

futbol-pobreza

“La prodigalidad semeja a la higuera que crece en una roca; sus frutos suelen comérselos los ladrones más que los hombres de bien”. Pietro Aretino

Hay una maldición que persigue a los pobres: la mala administración, entendida ésta como gastar en cosas absurdas y no en las importantes. El problema es que los efectos de esta práctica suelen producirse una vez pasado cierto tiempo y cuando las consecuencias son crueles y de difícil arreglo. Aquí en España, vemos un país en apuros con un colectivo con bula para despilfarrar.

Y es que parece increíble que si tienes una pescadería y te retrasas en pagar 100 € de IVA embarguen tu cuenta, tu casa y a tu mujer (si llega el caso) hasta que pagues. Pero si eres un club de fútbol puedes deber millones de euros que nadie te dirá nada.

El principal problema no son ya las deudas, obscenas e injustificadas, el principal problema son los miles de millones que se dan vía subvenciones y ayudas a los clubes de fútbol. Sí, miles de millones, y luego nos cargamos el sistema de pensiones, la sanidad y no podemos hacer infraestructuras que nos ayudarían a tener un futuro digno. NO hay lugar de la geografía española sin club de fútbol que nos cueste dinero a los ciudadanos. Y es que aunque la gente no se lo crea, hay miles de personas que cobran por jugar al fútbol, que ellos no tienen la culpa, si se lo dan… ¿qué van a hacer, rechazarlo?  😉 Sigue leyendo

La generación que construyó España.

Send to Kindle

familia

“¿Quiénes son los pobres? Los nietos de los ricos”. Aforismo castellano

Cuando analizas lo que ocurre en una empresa o una sociedad, debes buscar las causas que provocan su situación, porque sólo trabajando sobre las causas, puedes cambiar los efectos. Y no tengo ninguna duda de que una de las principales causas de la prosperidad que vivimos en los años pasados fue la actitud de la generación de nuestros padres, y una de las principales causas de la crisis, es haber perdido esa actitud.

Recuerdo que hace años, un empresario brillante que viajó a China para hacer negocios, me comentaba: “China va a ser imparable. Cuando llegas allí el ambiente te recuerda la España de los años 70. Todo el mundo quiere trabajar mucho, ahorrar, comprarse su casa, su coche, que sus hijos vayan a la universidad… Cuando una generación está así centrada, no hay quien la pare” Este pensamiento me hizo reflexionar entonces y me ha vuelto a la memoria al contemplar a las tres generaciones que convivimos.

Mis padres tienen en torno a 70 años, y siempre han sido un ejemplo de trabajo, honradez, austeridad, previsión y generosidad. Pertenecen a una generación que, como dice mi padre, les tocó el peor cambio: de jóvenes trabajaron para sus padres y de casados para sus hijos. Sigue leyendo

“Ristos Mejides” en las empresas, psicópatas que se creen graciosos

Send to Kindle

Risto-Mejide

“La sola idea de que una cosa cruel pueda ser útil es ya de por sí inmoral”. Cicerón

Hay personas a las que el poder desnuda y muestra todas sus vergüenzas. Y por vergüenzas no entiendo las partes del cuerpo que menos enseñamos, sino las partes del espíritu que jamás deberíamos mostrar, y que hacen de este mundo un lugar vergonzoso. En ocasiones, cuando algunos tienen poder dentro de las empresas, les da por ser crueles, incluso extremadamente crueles, pero, eso sí, con un “puntito” gracioso  :=(

¡Qué fácil es ser gracioso cuando tienes la sartén por el mango! Basta con ser exagerado en la descripción, ingenioso en la comparación, pasarse en el insulto, señalar algún defecto físico o reincidir en el error ajeno, es suficiente con no tener escrúpulos y llegar en la descalificación a donde nadie en su sano juicio llegaría.

Por supuesto que no sólo se da en las empresas, en los grupos de amigos siempre hay el “gracioso” que pone motes a todo el mundo, que señala la mancha en la corbata, que hace de un error ajeno el motivo de burla de una tarde, que recuerda los fracasos, pero todo eso queriendo hacer reír al resto de la concurrencia, y ganándose el calificativo de ocurrente. Y lo que realmente ocurre, es que es un auténtico enfermo. Sigue leyendo

Emprende tú, que a mí me da la risa

Send to Kindle

riendo

“Fue un hombre valiente el primero en comerse una ostra”. Jonathan Swift

Desde muchos puntos de la sociedad se está incentivando el emprendimiento como una de las soluciones a la crisis. Tenemos que llenar el país de emprendedores que no sólo no ocupen una plaza en la cola del INEM, sino que además contraten a uno o dos parados y ya está solucionado el problema. ¿Verdad que es fácil? Fácil, sí, pero ¡mentira!

Este afán por animar a la gente a ser emprendedor me recuerda al chiste de los que entraron a robar en un huerta por un hueco de una tapia y al recibir el primero un garrotazo en la boca, retrocedió tapándose la boca por el dolor y animó al segundo diciendo:

–         Entra tú que a mí me da la risa.

Pues esto parece un poco así. Emprende tú que a mí me da la risa.

Pero cuando decimos que tiene que haber emprendedores, ¿estamos mandando a la gente a que le den un garrotazo en la boca? Es que es la sensación que da. Sigue leyendo

Si vas a encender la luz y alguien protesta, desconfía, te la están clavando.

Send to Kindle

metro

“Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”. Lord Kelvin

Uno de los problemas a los que nos enfrentamos a la hora de tomar decisiones en las empresas, es que hay que pasar de la “dirección por opiniones” a la dirección en base a datos, del “creo que” al “según estos datos…” porque si no se hace, la probabilidad de equivocarnos se acerca al 100%. Entonces, ¿Por dónde empezar?

Cuando te dispones a echar una mano a una empresa y te proponen posibles soluciones, generalmente les preguntas “¿En qué te basas para decir eso?” Y muchas veces te responden que es de “sentido común” o que lo tienen clarísimo, pero no aportan ningún dato del que nazca tan prístina claridad. Y, entonces, como ya llevas mil batallas, les propones medir un poco (sólo un poco) cómo está la cosa, antes de meter la tijera, porque cortar a ojo tiene sus riesgos.

¡Y no os podéis imaginar la que se suele armar! Todo el mundo se pone nervioso. Sigue leyendo

Una película para cambiar la vida y entender qué es un paradigma empresarial

Send to Kindle

Moneyball

“Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios”. (Confucio)

A veces te pasas media vida tratando de explicar algo y viene el destino y te invita al cine. Al salir dices, ¡leches! Lo puede decir más alto, pero no más claro (que si no, no se ve en el cine  😉 Si después de ver esta película no se abre tu cerebro y comprendes que todo va a cambiar y que nunca las empresas serán como antes, entonces Brad Pitt no merecerá los premios que le han dado.

La película de la que hablo es “Moneyball: rompiendo las reglas”. Para quien no la haya visto le animo a que la vaya a ver cuanto antes, y luego se dé un paseo solo, por algún lugar lleno de naturaleza donde pueda sentarse y reflexionar sobre todo lo que hemos vivido en nuestra vida profesional. El tráiler es http://www.youtube.com/watch?v=IwMZ5HnDYsc

Cuenta la historia de Billy Beane, que fue Manager General del equipo Oakland Athletics de Baseball, y de cómo, con un presupuesto ridículo, consiguió la mejor racha de victorias de la historia del baseball americano. Sigue leyendo

¿Cuánto cuestan nuestros errores? Como mínimo 1.000 €

Send to Kindle

1000

“Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia”. Ramón y Cajal

Hay cosas que me siguen sorprendiendo, sobre todo cuando traduzco a números mis opiniones o mis intuiciones. A veces, de la sorpresa paso al sobresalto, y, en ocasiones, llego al terror. ¿Alguna vez os habéis preguntado, libreta en mano, cuanto cuestan cada uno de los errores que cometemos? Es una auténtica pasada, preparaos a sufrir: es un cuento de terror.

Cuando estudié derecho me enseñaron los conceptos de daño emergente y de lucro cesante, que resumiendo al estilo “andar por casa” sería más o menos así:

Daño emergente: lo constituyen los daños directos causados por una acción, la pérdida sufrida. Es decir, si yo voy a una feria con mi coche y tengo un accidente, el daño emergente sería el coste de reparar el vehículo, la grúa…

El lucro cesante: por el contrario, es lo que dejo de ganar como consecuencia de ese acontecimiento. Por seguir con el ejemplo, si yo hubiera ido a la feria y hubiera conocido a alguien que me hubiera procurado un buen negocio, el hecho de tener un accidente me ha impedido obtener todos los beneficios de ese negocio. Sigue leyendo

Que la oportunidad te pille preparado

Send to Kindle

estudiar

“Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan”. VOLTAIRE

De lo más triste que nos puede ocurrir en la vida es que la oportunidad llame a nuestra puerta, nos sorprenda sin la suficiente preparación, y pase de largo. Pero cómo conseguir estar preparado para algo que no sabemos cuándo, ni cómo va ocurrir. Nos da pereza, miedo… hacer esfuerzos sin tener la certeza de que ese sacrificio sirva para algo. Pero, ¿es sensato en estos tiempos permitirse el lujo de no estar preparado?

Vivimos en un entorno de impredicibilidad total. No sabemos cómo será nuestra situación en horizontes tan cercanos como un año. Por ejemplo, ¿Pagarán los ayuntamientos? ¿Tu empresa seguirá viva? ¿Habrá corralito bancario? ¿Grecia quebrará? Y si quiebra ¿cuánto me afectará?

La sensación para quien reflexiona sobre estos temas (hay mucha gente que se lo pasa por el arco del triunfo), es que no sabe a qué apostar. Y no le falta razón. Es como si tuviéramos ganas de correr, estuviéramos dispuestos a esforzarnos, y no supiéramos la dirección que coger. Y eso nos llena de desasosiego. Porque invertir esfuerzo, tiempo, ilusiones y dinero, en algo que a lo mejor no sirve para nada… genera una sensación de parálisis enorme. Sigue leyendo

Expertos made in google

Send to Kindle

google

“Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas”.  Bertrand Russell

En un mundo donde parecer cada vez más es un sinónimo de ser, Google e Internet han llegado a nuestra vida para ayudarnos a parecer lo que no somos, y a apagar, si alguna vez tuvimos, la sed de ser, de crecer de verdad, de desarrollarnos íntegramente. Tenemos que ser conscientes del enorme peligro frente al que está nuestro patrimonio, nuestros negocios y nuestra cabeza.

El que niegue la utilidad de Internet a estas alturas debe ser cuidado como sujeto digno de estudio, no seré yo de “esos”. Yo estoy rendido a Internet. Pero como dirían los filósofos más acreditados, algo es bueno si cumple con su función, y está en su lugar. Así, el fuego es bueno en la cocina para permitirnos cocinar, y malo en un bosque, quemando la vegetación. El fuego en sí mismo no es ni bueno, ni malo, depende del uso y el lugar. Sigue leyendo

¿Eres profesional o empresario? Lo sepas o no, eres empresario

Send to Kindle

autonomos

“Primum vivere, deinde philosofari (primero vivir, después filosofar)”. Hobbes

Uno de los mayores problemas de nuestras empresas es que la figura del empresario no se comprende demasiado bien. ¿Qué es un empresario? ¿Es lo mismo que un profesional? ¿Cómo debe trabajar un empresario? ¿Puede ser un obstáculo ser un buen profesional o es imprescindible para ser un buen empresario?

Primero vamos a diferenciar las dos figuras para que luego no tengamos problemas a la hora de analizar el caso cuando en una misma persona coinciden los dos perfiles, que es el 90 % de las pymes.

¿Qué es un “profesional”? Pues alguien con un conocimiento técnico sobre alguna materia, puede ser un ingeniero, un médico, un informático, un cocinero, un albañil…

¿Qué es un empresario? Pues una persona que ordena unos medios (materiales y humanos) con arreglo a una idea, para convertir esa idea en dinero.

Quiero romper una lanza a favor de la figura de los empresarios y del enfoque empresarial de las actividades. Sigue leyendo